La Regla 2 Minuto de ganar dinero a casa



está haciendo las preguntas... Perdón, no me lo puedo creer ¿Es usted el auténtico Víctor Ros? No se vaya, no se vaya, voy a traerle un producto mío...

Hay momentos para ponerse erudito y afectado al analizar el trabajo perpetrado por los diseñadores de la película. Para remarcar la elegancia y delicada sutileza de ese plano o ese travelling de una minuciosidad maravillosa que nos introduce a los protagonistas.

________________________________________________________________________________________________________

matarte para recuperarla. Ahora vas a cantar por soleares... ¿Dónde habéis escondido el opulencia? Campeóní que eso es lo que queréis

eran en realidad un descojonante sketch en sí mismo de los Monty Python escrito por Michael Palin, e ideado en el último momento de la forma más parca posible porque apenas quedaba presupuesto. Al espectador se le mostraban los rótulos típicos del casting y de repente unos subtítulos en ¿sueco? hacían acto de aparición en la parte desestimación de la pantalla. Las cuatro primeras traducciones eran hilarantes por repetición, pero de ahí en adelante la cosa se desmadraba y los propios subtítulos invitaban (en un inglés extraño pero legible, con tipografía de caracteres suecos) a visitar Suecia y conocer sus diversas bondades, entre las cuales se encontraban los majestuosos alces. Y a partir del momento en el que se mencionan a los alces todo se desquiciaba aún más, con el supuesto encargado de los subtítulos aprovechando el medio para comentar como un alce mordió a su hermana, soltando una parrafada irrelevante que llegaba a ocupar más espacio que el texto real que debía subtitular, con diversas disculpas de los responsables del film y supuestos despidos de varios encargados de los subtítulos, con unos créditos del reparto ganar dinero lol técnico en los que se empezaban a colar nombres cómicamente falsos y funciones imposibles (“Yutte Hermsgervørdenbrøtbørda como Preparador de alces” o “Poses sugestivas para el ante sugeridas por Vic Rotter”) hasta culminar en una colorida y desquiciada enumeración de llamas y guanacos idealños chilenos (“muy cercanos a la claridad”) como encargados de producción y dirección.

Increíble artículo. Algunas de las que no conocía la verdad es que son una maravilla, y es una buena excusa para ponerse a ver todas las películas que aparecen en la lista,

________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________

La Clan de Pixar tiene una elegancia innata y de ello dejan buena muestra los estilismos de sus cabeceras y créditos finales. Para Monstruos, S.A

al Capitán Barrera! ¡Él le dirá quién soy! ¡Avise al capitán! Desde luego aquí los guardias

Takashi Miike es ese director japonés loco capaz de rodar sin despeinarse siete películas en un año y que lo mismo dirige una fábula para niños, que gore, ultragore o la adaptación de un videojuego de culto de la Nintendo DS. Ese. Ichi the killer

de las palomas mensajeras; para soportar despachos... Se le cayó al Chulo en la plaza. Sé que tú nos has vendido

de Orson Welles se atrevió con poco muy poco popular en su momento: arrancar con el título del film (precedido de la mención obligada a la productora, eso sí) y pasarse por el Curvatura del triunfo el mencionar a los actores como si quisiera despojar a la película de toda aura ficticia.

Bond cae fijo, es la franquicia reina en el aristocrático arte de gastarse un pastizal en la secuencia de créditos. Y hacerlo aceptablemente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *